Las piscinas deben ser lugares donde las familias se divierten bajo el sol, pero cuando cobran vidas o causan daños es momento de dirigirse a un abogado con experiencia en accidentes de piscina. Por desgracia, los accidentes mortales en piscina son más frecuentes de lo que pensamos y cada día, un promedio de nueve personas mueren por ahogamiento accidental. Las estadísticas sobre este peligro frecuente son impactantes y cualquiera que tenga niños pequeños debe ejercer cuidados especiales cuando están cerca de una piscina.

Los infantes y niños pequeños están en mayor riesgo: y entre los menores de 15 años, el ahogamiento accidental es la segunda causa de muerte. Alrededor de 5,000 niños se hospitalizan cada año por esta causa. De aquellos que llegan al hospital, 15% muere y 20% sufre daño neurológico permanente. Cuando sucede un accidente tan devastador como un resbalón o una caída en una piscina, debe buscar a un abogado. Si bien un salvavidas puede ayudar a quienes dejan a sus hijos en el parque público con piscina, 19% de las muertes por ahogamiento de niños suceden en lugares públicos con salvavidas de guardia.

Los accidentes en piscinas se deben a numerosas razones, muchas de estas pueden ser resbalones y caídas por negligencia del diseñador o de la empresa que mantiene el lugar. Entre estas se incluyen:

– Una masa de agua lodosa o turbia, ya que impide que el salvavidas vea a alguien en problemas. En muchos casos, esto es una causa de homicidio culposo, y para cuando se descubre a la víctima, ya es demasiado tarde.

– Si la compañía o área residencial a cargo del área no tiene el personal de mantenimiento adecuado, la calidad del agua puede ser dudosa o el equipo de rescate quizá no esté a la mano cuando ocurre una crisis. Además, las bitácoras de mantenimiento imprecisas dificultan deslindar responsabilidades, lo que muestra negligencias que detecta un abogado de accidentes de piscinas.

– Las áreas públicas con demasiadas personas son peligrosas para cualquiera, sobre todo para los niños. Si no se monitorea el número de personas que entran a estas áreas, los pequeños pueden lastimarse o pasar inadvertidos cuando tienen problemas.

– Aun si el lugar esté cerrado, las personas a cargo son negligentes si las medidas para cerrar el lugar e impedir la entrada de niños son inadecuadas.

– Las tapas de alcantarillado viejas o descompuestas pueden atrapar el cabello o la piel, causando lesión o muerte si no se detectan rápidamente.

Un abogado experto en accidentes de piscinas también verificará que el apartamento, hotel o propiedad tenga los permisos necesarios para mantener el lugar adecuadamente. Los parques acuáticos y centros turísticos también son culpables si no aíslan lugares peligrosos como debieran.

Los abogados de accidentes de piscina tienen muchos recursos a su disposición y pueden realizar una investigación adecuada para descubrir negligencias que pudieran haber ocurrido antes de la lesión o muerte. Esta investigación a menudo incluye el uso de instrumentos especializados imposibles de obtener de otra manera. Además, pueden servir como asesores legales para validar una demanda de compensación para una familia agraviada.