Una mordedura de perro puede causar graves daños

by Terry Bryant

Una lesión por mordedura de perro puede ser lo suficientemente grave como para requerir tratamiento médico y tener que pasar un tiempo convaleciente en casa. Durante este tiempo, la víctima no podrá ir al trabajo y puede experimentar gran dolor. En algunos casos, un ataque canino puede causar un daño en los nervios o una infección en la zona a largo plazo. En resumen, el mejor amigo del hombre a veces puede causar graves daños, tanto financiera como físicamente. En muchas circunstancias, las víctimas también podrían tener que lidiar con las leyes que protegen al dueño de la responsabilidad, agregando sal a la herida.

En Texas, cada dueño de perro está protegido por la “regla de una sola mordida.” Esta norma establece que el propietario no es responsable de la lesión, siempre y cuando no haya ninguna razón para sospechar que el canino sea agresivo. Establecer si el canino es verdaderamente agresivo después de una lesión por mordedura de perro es objeto de mucha ambigüedad, por lo que la víctima suele tener la difícil tarea de comprobarlo.

Hacerse cargo de esta tarea significa hablar con testigos y vecinos, además de revisar los acontecimientos que condujeron al ataque. Por ejemplo, si varios testigos o vecinos pueden testificar que el propietario dejó que sus perros estén sueltos o los descuida, es probable que sean considerados responsables. Si el propietario estaba violando las leyes de control de animales en el momento del ataque, no podrán usar la agresividad del animal como excusa.

Comments are closed.