Artículo Sobre Lesiones Deportivas

by Terry Bryant

Cuando la mayoría de las personas piensan sobre las lesiones deportivas se imaginan los golpes espantosos que recibe un jugador de fútbol americano, o la caída torpe ocasional que sufre un atleta de baloncesto. Lo que posiblemente no se imaginan son las lesiones que sufren las animadoras deportivas o cheerleaders. Sin embargo, la animación deportiva o chearleading es, para las mujeres atletas que la practican, una de las actividades atléticas más peligrosa que existen y representa la mayoría de los accidentes catastróficos entre las mujeres de preparatoria y universidad. Un informe de la Academia Americana de Pediatría publicado en 2012  encontró que casi el 70 por ciento de todos los accidentes catastróficos entre las mujeres atletas se producen durante las animaciones deportivas o cheerleading.

¿Qué tan peligrosa es la animación deportiva?

A menudo, las animadoras deportivas solo son consideradas como presentadoras; pero sus rutinas complejas pueden implicar una vertiginosa variedad de saltos, volteretas y otras maniobras. Cuando estas se realizan sobre una superficie dura, como sobre una cancha de baloncesto o un campo de césped artificial, una sola equivocación puede dar lugar a un accidente grave.

Cada año más de 20,000 animadoras deportivas (cheerleaders) terminan en la sala de emergencias después de sufrir lesiones graves durante una rutina. Algunos de estos accidentes se pueden tratar con facilidad, pero muchos pueden provocar lesiones permanentes a la atleta. Por ejemplo, una lesión a la médula espinal puede provocar parálisis o la pérdida de una función corporal.

¿Cuáles son las lesiones cerebrales traumáticas?

Algunas lesiones deportivas causan trauma en el cerebro, dando lugar a lo que se conoce como lesiones cerebrales traumáticas (Traumatic Brain Injury o TBI). Estos accidentes son causados por fuerzas mecánicas externas, como la aceleración o deceleración rápida o impactos repentinos. Es difícil dar seguimiento a los daños provocados por las lesiones cerebrales traumáticas o lesiones TBI , ya que el daño puede abarcar todo el cerebro o mantenerse limitado a un área pequeña. Se necesitan llevar a cabo estudios de resonancia magnética y tomografía computarizada para determinar la extensión de una lesión cerebral traumática o TBI. Las lesiones, laceraciones, edema (hinchazón) y hematoma (acumulación de sangre) son todas características comunes de una lesión cerebral traumática.

Los síntomas dependen del área del cerebro que fue afectada, pero las lesiones cerebrales traumáticas (TBI) severas pueden causar la pérdida de la conciencia, trastornos del habla, cambios de humor o del comportamiento, convulsiones, vómitos o náusea, cambios cognitivos, entumecimiento de las extremidades y pérdida de la coordinación. A menudo, estos síntomas  son permanentes y pueden tener un impacto considerable en la capacidad de funcionamiento de la persona.

El pronóstico de las TBI moderadas o graves no es bueno. El 66 por ciento de las personas que sufren una TBI moderada y el 100 por ciento de las personas que sufren una lesión cerebral traumática (TBI) grave presentan discapacidad permanente.

¿Quién es responsable por los accidentes de las animadoras deportivas (cheerleaders)?

Todos los deportes universitarios son regulados por la National Collegiate Athletic Association, o NCAA. Algunas de estas normas se refieren a la seguridad de los atletas, por lo que se le da seguimiento cercano a los equipos para que no  tengan lapsos en la seguridad de los atletas. La animación deportiva o cheerleading, sin embargo, no es considerada un deporte por la mayoría de las escuelas e universidades de la NCAA. Esto significa que a menudo las normas de seguridad son laxas y no se hacen valer de forma rigurosa.

La American Association of Cheerleading Coaches and Administrators, o AACCA , está trabajando para solucionar esto, pero el poder del AACCA es limitado ya que no tiene las facultades para hacer cumplir las directrices de seguridad como la tienen la mayoría de los agencias de supervisión. En resumen, no hay una organización que esté dedicada a reducir el número de lesiones deportivas que sufren las animadoras deportivas todos los años. Por eso, a menudo, estas atletas están expuestas a riesgos.

Si una atleta se lesiona durante una sesión, la escuela o el entrenador deben ser considerados responsables si el accidente pudo haberse evitado. Las víctimas de accidentes a menudo tienen un largo camino para recuperarse y muchas van a requerir de tratamiento médico el resto de sus vidas. Cualquier persona perjudicada durante un evento deportivo debe considerar consultar con un abogado con respecto a sus opciones de indemnización.

Comments are closed.