Los resultados de un accidente de autobús suelen ser trágicos

by Terry Bryant

Cuando se produce un accidente de autobús, los resultados suelen ser trágicos. Un vehículo lleno de pasajeros puede albergar hasta 50 o más personas, y sólo algunos vehículos cuentan con sistemas de seguridad adecuados. También, debido a que estos vehículos son muy pesados, en cualquier siniestro se produce una gran cantidad de fuerza. Esto implica que los vehículos más pequeños están en alto riesgo cuando están cerca de los vehículos de pasajeros, un accidente puede hacer volar escombros metálicos o provocar un incendio. En consecuencia, las lesiones causadas por estos desastres pueden ser graves.

En tanto el conductor mantenga el control del vehículo y la empresa propietaria del vehículo le da mantenimiento adecuado, las probabilidades de un accidente de autobús severo son mínimas. Sin embargo, la falta de atención del conductor y la negligencia del propietario son situaciones muy comunes, y la interrupción de los entrenamientos también son un problema. Un conductor de un vehículo de pasajeros necesita portar una licencia de conducir comercial y debe someterse a un extenso proceso de formación para familiarizarse con el vehículo, sus frenos de aire, y la ruta por las que conducirá. Generalmente, esto toma entre uno a tres meses. En verdad, esta fase de entrenamiento a menudo se trunca, poniendo a todos en el vehículo en peligro. Y si los frenos, el motor y los neumáticos del vehículo no se inspeccionan con regularidad, se puede producir una repentina falla mecánica, y un conductor inexperto no será capaz de responder correctamente.

Un vehículo que pesa más de 10 toneladas tiene que ser mantenido y manejado correctamente en todo momento. Cuando alguien responsable de uno u otro actúan con negligencia, los resultados pueden ser devastadores.

Comments are closed.