¿Cuál es la complejidad de la mayoría de los casos de Defectos Congénitos en Texas?

by Terry Bryant

Con un 4 por ciento, la tasa de defectos de nacimiento no es particularmente alta en Texas, pero esto representa miles de recién nacidos al año. Dado que el 70 por ciento de los casos no puede estar vinculado a una causa directa, la investigación médica todavía tiene un largo camino por recorrer para poder identificar y prevenir estas graves complicaciones. Sin embargo, con un tratamiento médico adecuado y una  atención médica sensible, es posible detectar algunas complicaciones antes de tiempo y así poder evitarlas. Además, hay muchos factores de riesgo conocidos que las futuras madres deben evitar, entre ellos una serie de medicamentos recetados. Es la responsabilidad del médico el evitar que una paciente embarazada se mantenga alejada de estos riesgos para que su bebé goce de buena salud.

En Texas, la mayoría de los casos se trata de defectos de nacimiento del corazón aunque también hay un gran número de complicaciones neurológicas, gastrointestinales y musculo esqueléticas. Las complicaciones cardiovasculares son particularmente problemáticas porque conllevan un mayor riesgo de problemas cardíacos secundarios.

En general, las complicaciones en los recién nacidos se deben a cuestiones genéticas, ambientales o de desarrollo. Aunque la mayoría de estos factores no pueden ser controlados, puede que algunos sí. Muchos medicamentos recetados, como Accutane, Warfarin y algunos antidepresivos han sido vinculados a una serie de complicaciones graves, como deformidades de la válvula atrial y deformidades craneales. Si un médico no está prestando atención a lo que sus pacientes están tomando, pueden llegar a recetar algo extremadamente peligroso a una paciente embarazada. El médico también puede ser responsable de complicaciones causadas por una respuesta lenta a una situación de riesgo. Por ejemplo, si el niño se enreda en el cordón umbilical, puede cortar el suministro de los nutrientes o el oxígeno y causar daños graves.

Los padres esperan que sus hijos estén en buenas manos cuando se trata de profesionales médicos. Cuando ellos fallan en esta tarea, los profesionales de la salud deben hacerse responsables de las complicaciones.

Comments are closed.