¿Cómo pueden buscar ayuda las víctimas heridas por el conductor ebrio de un camión?

by Terry Bryant

Pocas cosas son tan peligrosas en la carretera como un camionero borracho, pero así como suena de aterrador, es más común de lo que mucha gente piensa. La Administración de Seguridad Federal de Compañías de Autotransportes (FMCSA) es la responsable de tenerlos fuera de la carretera, pero es imposible de atraparlos a todos. Y mientras que la FMCSA realiza pruebas de drogas y de alcohol al azar, su eficacia es discutible. El gobierno asegura que sus pruebas dan positivo aproximadamente en el 1 por ciento de los casos. Sin embargo, estudios independientes han encontrado una tasa mucho más alta de consumo de alcohol entre los conductores comerciales, lo que sugiere que la amenaza es mucho mayor de lo que los funcionarios atestiguan.

Generalmente, un camionero alcoholizado no puede reaccionar adecuadamente a una situación peligrosa, por lo que puede incrustares contra vehículos de pasajeros mucho más ligeros con total imprudencia. Las devastadoras fuerzas físicas involucradas en una colisión son suficientes para causar un trauma físico severo y permanente en las víctimas. La columna vertebral y el cerebro reciben algunas de las peores lesiones, conocidas como lesiones cerebrales traumáticas (LCT). Las víctimas no pueden recuperarse totalmente de la mayoría de las lesiones cerebrales traumáticas, y pueden quedar paralizadas o con un dolor crónico. LCT también requieren de una terapia física y mental que es cara, y la víctima puede necesitarla por el resto de su vida.

Por esa razón, es importante que las víctimas y sus familias investiguen sus opciones legales cuando un conductor comercial imprudente provoca un accidente. Estos conductores irresponsables deben rendir cuentas por su flagrante desprecio por los demás, y un acuerdo elevado puede evitar que el automovilista haga más daño en el futuro.

Comments are closed.