RESPONSABILIDAD DEL PRODUCTO: FALLA DE UNA MALLA TRANSVAGINAL

Muchas mujeres que sufren de prolapso de órganos pélvicos, una condición médica que se produce cuando la estructura interna de soporte de la vagina falla, se someten a un procedimiento quirúrgico en el que se inserta una malla vaginal para ayudar a mantener los órganos internos de la mujer en su lugar. En lugar de simplemente coser y unir el tejido de la pared vaginal, la malla vaginal se usa para evitar que los órganos – principalmente la uretra, cuello uterino y recto – se caigan y salgan de su lugar y se hundan en el interior de la cavidad corporal.

En el año 2010, más de 75,000 mujeres se sometieron a cirugías de malla vaginal para reparar el prolapso de órganos pélvicos.

COMPLICACIONES DE LAS MALLAS TRANSVAGINALES

Un estudio reciente sobre las mallas vaginales publicados en el Periódico de Medicina de Nueva Inglaterra reveló resultados preocupantes acerca de estos procedimientos: las mujeres que tenían una malla transvaginal (TVM) insertada sufrieron mayores complicaciones graves, incluyendo la perforación de la vejiga y hemorragia pélvica y un mayor número de efectos adversos posteriores a la cirugía, como incontinencia urinaria y dolor durante el coito.

La Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos advierte: “Las complicaciones más frecuentes incluyeron la erosión a través del epitelio vaginal, infección, dolor, problemas urinarios y la recurrencia del prolapso y/o incontinencia. También se recibieron informes de perforación del intestino, vejiga y vasos sanguíneos durante la inserción. En algunos casos, la cicatrización vaginal y la erosión de la malla condujeron a una disminución significativa en la calidad de vida del paciente debido al malestar y dolor”.

Además, estos problemas pueden dar lugar a complicaciones adicionales, tales como la necesidad de otra “cirugía de revisión”, terapia IV, transfusiones de sangre y el tratamiento de los hematomas o abscesos.

Actualización: La FDA emitió un comunicado urgente de seguridad aconsejando a los pacientes y los prestadores de atención médica a considerar alternativas a la malla transvaginal. La FDA se reunió para discutir una posible prohibición de la malla después de haber recibido más de 3,875 informes de lesiones asociadas a la malla, tres de las cuales involucraron la muerte de personas de 2005 a 2010.

¿ES COMÚN EL PROLAPSO DE ÓRGANOS PÉLVICOS?

Algunas estimaciones sugieren que casi la mitad de todas las mujeres entre las edades de 50 y 79 años tienen algún grado de prolapso. El riesgo de que una mujer vaya a necesitar un procedimiento quirúrgico para corregir el prolapso es del 11% aproximadamente y aproximadamente el 33% de estas mujeres necesitarán una segunda cirugía para corregir los problemas derivados de la condición o de la cirugía inicial.

¿QUÉ CAUSA ESTA CONDICIÓN?

El prolapso de órganos pélvicos es resultado de la predisposición, la raza y las lesiones. Las mujeres de raza blanca son más propensas a sufrir esta enfermedad que las mujeres afroamericanas, y las lesiones, partos, levantar objetos pesados e incluso el tabaquismo son también factores contribuyentes.

¿QUÉ DEBO HACER SI TENGO UN PROBLEMA CON UNA MALLA TRANSVAGINAL?

Si usted o alguien que conoce tiene una malla transvaginal empleada para corregir el prolapso de órganos pélvicos y ha sufrido alguno de los síntomas mencionados anteriormente, nuestro bufete de abogados les puede ayudar. Póngase en contacto con nosotros hoy mismo para saber cómo.