LOS DISPOSITIVOS DIU MIRENA PUEDEN CAUSAR COMPLICACIONES GRAVES

Cuando se trata de productos de control de la natalidad que están destinados a estar activos durante un largo periodo de tiempo, existe siempre el riesgo de complicaciones graves, y este es el caso con los dispositivos DIU de Mirena (IUD en inglés). Este dispositivo se inserta en el útero y lentamente libera sustancias químicas que espesan la mucosidad en el útero y hacen imposible que un óvulo fertilizado se adhiera a la pared del mismo. Sin embargo, esto viene con algunos efectos secundarios y su largo período de actividad hace que el dispositivo se vuelva muy peligroso en algunos casos.

El principal efecto secundario de los DIU de Mirena es que adelgazan la pared del útero, lo que también ayuda a evitar que se adhiera un óvulo fertilizado. El problema con esto es que puede provocar pequeñas perforaciones en algunas zonas, las que pueden provocar resultados catastróficos. Los síntomas de este trastorno se presentan como dolor abdominal, cambios importantes en el flujo sanguíneo del útero, cicatrización o infección. En muchos casos, las perforaciones se forman muy lentamente, por lo que detectarlas puede llevar mucho tiempo. Durante este periodo, entre el comienzo insidioso de los síntomas y el descubrimiento del problema, se pueden afectar varios órganos y se pueden producir grandes daños.

Esto se debe a que las sustancias químicas activas en los DIU de Mirena se escapan a través de estas perforaciones y afectan otras partes del cuerpo. Dichas sustancias pueden diluir otros tejidos y promover una hemorragia interna que incluso pueda causar la falla de un órgano. Las perforaciones uterinas son lo suficientemente comunes como para ser una fuente constante de preocupación, ya que en alguna parte entre 1 de cada 1,000 y 1 de cada 10,000 mujeres se verán afectadas por dichas perforaciones. Esto puede no parecer mucho, pero teniendo en cuenta el número de pacientes que actualmente viven con el dispositivo, hay muchas mujeres que aún no se dan cuenta que están en un alto riesgo de complicaciones graves. La única manera de detectar el problema es a través de un examen realizado por parte de un médico, por lo que esto puede enmascararse por un buen tiempo.

La mayoría de las veces, la causa de estas complicaciones se produce como consecuencia de que el dispositivo se mueva en el útero y este es un fenómeno común reconocido por los médicos que implantan los DIU de Mirena. Cualquier persona que lo haya recibido o que lo vaya a recibir haría bien en preguntar a su médico acerca de si está en riesgo especial o no de sufrir este problema.

Además de estas complicaciones graves, la compañía farmacéutica responsable de los DIU de Mirena, Bayer, fue citada por la Food and Drug Administration en 2009 por la forma en que manejaron la comercialización del producto. La FDA afirmaba en un oficio de advertencia que Bayer había subestimado los efectos secundarios y complicaciones derivadas del uso del dispositivo y había exagerado la eficacia de sus beneficios. Por ende, no sería una sorpresa que haya habido una falta de comunicación por parte de Bayer a la hora de alertar a sus clientes. Como resultado, hay muchas demandas que se han presentado contra el fabricante, incluidos los casos de daños colectivos.

Cualquier mujer que haya recibido el dispositivo y haya sufrido perforaciones uterinas debe ponerse en contacto con un abogado de lesiones causadas por fármacos y analizar sus opciones. Un abogado experto en lesiones personales familiarizado con el producto y con experiencia en este tipo de demandas podrá dirigir a un cliente a través del difícil proceso para conseguir una indemnización. Ya se han presentado muchas demandas con éxito, por lo que es posible que aquellas que hayan sufrido como consecuencia de este producto obtengan una indemnización por sus lesiones.